¿Se le puede dar comida a un perro gato?

En ocasiones, los dueños de perros se enfrentan a la duda de si es seguro alimentar a su peludo amigo con comida destinada a los gatos. ¿Se le puede dar comida a un perro gato? Esta es una pregunta recurrente que despierta curiosidad y preocupación en muchos propietarios. En este artículo, exploraremos los pros y contras de alimentar a los perros con comida para gatos, brindando información que te ayudará a tomar la mejor decisión para la salud y bienestar de tu fiel compañero. ¡Sigue leyendo y descubre qué opción es la más adecuada para tu peludo amigo!

¿Se le puede dar comida a un perro gato?

DEn la jungla de los alimentos para mascotas, es difícil distinguir qué es un reclamo de marketing o un argumento nutricional real. Por tanto, podemos preguntarnos si la comida para perros es realmente diferente a la comida para gatos. Después de todo, las listas de ingredientes en los paquetes parecen bastante similares, al menos a primera vista. Y dado que la misma marca de comida para perros es más barata que la comida para gatos, es posible que tengas la tentación de dársela a tu gato. ¡Deje claro de inmediato que definitivamente no debería hacer esto! Ciertamente no a largo plazo ni siquiera durante unos días durante las reparaciones. Te explicamos por qué este es el caso en este artículo.

Cuando miramos de cerca el Árbol de la Vida, una cosa queda clara rápidamente: aunque los asociamos cognitiva y culturalmente, los gatos y los perros no son parientes directos. Por ejemplo, el gato está más cerca de la hiena que el perro, y el perro está más cerca del panda que el gato. Con estas diferencias evolutivas vienen las diferencias metabólicas. El gato es un carnívoro exclusivo (sólo come presas), mientras que el perro es un carnívoro con tendencias omnívoras (puede depender del mundo vegetal para complementar su dieta).

¿Se le puede dar comida a un perro gato?¿Se le puede dar comida a un perro gato?

Resumen

¿Se le puede dar comida a un perro gato?

Resumen

Las necesidades específicas del perro y del gato se reflejan en el cuenco.

Hoy en día, las mascotas en las que se han convertido nuestros perros y gatos se alimentan principalmente con comida industrial: piensos y patés. Aunque altamente procesado, este alimento pretende ser completo y equilibrado, cubriendo las necesidades específicas de cada individuo. ¿En qué se diferencia la comida para gatos de la comida para perros desde una perspectiva nutricional?

  • Proteínas: El gato necesita más proteínas. Por ejemplo, las necesidades de un gato esterilizado y sedentario son un 20% superiores a las de un perro pequeño del mismo peso que también está esterilizado y sedentario.
  • Carbohidratos: Los ingredientes de origen vegetal, como los cereales o las legumbres, contienen cantidades importantes de almidón. Durante la digestión, este carbohidrato complejo se descompone en azúcares simples, que luego el cuerpo puede utilizar inmediatamente como fuente de energía a corto plazo. Sin embargo, los gatos digieren mucho peor el almidón que los perros, cuya dieta natural es rica en carbohidratos. A partir de entonces es también su alimento seco.
  • Lípidos: Los productos comerciales para gatos tienen un alto contenido de grasas (especialmente las animales). En primer lugar, para proporcionar energía sin carbohidratos, en segundo lugar porque los lípidos son factores de sabor importantes para esta especie y, finalmente, porque el ácido araquidónico (un ácido graso omega-6) es un nutriente esencial para los gatos (es decir, debe registrarse en la dieta). .
  • Fibras: La dieta de un gato se basa menos en plantas y contiene menos fibra que la de un perro. Recomendamos no utilizar más de un 5% de fibra para nuestros gatos.
  • Vitaminas: La vitamina A se puede sintetizar a partir del betacaroteno en los perros, pero los gatos necesitan esta vitamina con antelación porque no pueden sintetizarla. También puede faltar niacina (vitamina B3).
  • Taurina: Cuando pensamos en gatos, pensamos en taurina. Es un aminoácido esencial para nuestros amigos felinos: a diferencia de los perros, ellos no pueden sintetizarlo en cantidades suficientes y, por tanto, deben obtenerlo a través de su dieta. La taurina se encuentra naturalmente en grandes cantidades en los productos cárnicos (carne, despojos). El problema es que este aminoácido se destruye cuando se expone a altas temperaturas, como es el caso en la producción de piensos y patés. Por eso es necesario añadir sistemáticamente taurina en una forma resistente al calor a la comida para gatos. Este no es el caso de la comida para perros. En cuanto a los aminoácidos, también mencionamos la arginina, la metionina y la cistina, que los gatos pueden carecer en la comida para perros.

Comida para gatos: no sólo importa la composición de nutrientes

Además de los aspectos puramente nutricionales, en la alimentación de los gatos hay que tener en cuenta toda una serie de aspectos prácticos: Nuestras queridas bolas de pelo son, como muchos de nosotros hemos tenido la dolorosa experiencia, muy exigentes con la comida. La palatabilidad (la capacidad de dar ganas de comer) de una comida para gatos es un tema espinoso que tiene a los fabricantes tirándose de los pelos más que con los perros.

Sabemos que gran parte de la experiencia gustativa de un gato proviene de su sentido del olfato, y los estudios han demostrado que ciertas formas, tamaños y texturas de las croquetas se aceptan mejor. También sabemos que el gato puede mostrar neofobia (la negativa a probar alimentos desconocidos) o incluso retener el recuerdo de un alimento asociado a una mala experiencia (física o emocional), que posteriormente rechaza.

Mi gato come comida para perros: precaución, peligro

Por lo tanto, un gato alimentado con comida para perros corre el riesgo de no satisfacer sus necesidades de determinados nutrientes esenciales. Por lo tanto, desarrollará déficits a largo plazo. Los síntomas pueden tardar algún tiempo (varios meses) en aparecer, pero suelen ser bastante graves.

Por ejemplo, una deficiencia de taurina puede causar degeneración de la retina en los gatos, lo que puede provocar ceguera irreversible. También pueden desarrollar graves problemas cardíacos y problemas reproductivos (consulte nuestro artículo sobre la importancia de la taurina en gatos).

Y si el aporte proteico es insuficiente, el animal tendrá un pelaje opaco y una piel escamosa (gran parte de las proteínas consumidas a diario se utilizan para el desarrollo del pelo y la renovación de la epidermis). Pero lo más importante es que su cuerpo obtiene proteínas donde están: en la masa muscular (músculos y órganos). A esto le sigue una pérdida de masa muscular, que puede provocar una insuficiencia orgánica grave a partir del 25% y ser mortal a partir del 50%.

Habrás comprendido que un gato que come comida para perros durante un largo periodo de tiempo tendrá consecuencias desafortunadas o incluso fatales.

¿Se le puede dar comida a un perro gato solo durante 2 o 3 días?

Un domingo por la tarde de otoño, mientras te relajas frente a tu programa favorito, Papaille, tu Maine Coon, te llama al orden con un maullido lastimero. Sus llamadas son tan insistentes (sabemos lo hábiles que son los gatos para transmitir su mensaje) que te levantas, vas al cubo de comida seca y… te das cuenta con horror de que no queda nada.

¿Se le puede dar comida a un perro gato?¿Se le puede dar comida a un perro gato?

Afuera hace frío y humedad y todo está cerrado. ¿Entonces lo que hay que hacer? Primero, pídele sus croquetas Maine Coon favoritas. Pero no llegarán hasta dentro de unos días. Entonces te encuentras con la mirada de Chillos, tu labrador, y te viene a la cabeza un pensamiento: ¿Y si le diera la croqueta de mi perro a mi gato sólo para ayudar?

Porque los síntomas de deficiencia tardan algún tiempo en aparecer y provocar problemas de salud. Entonces, si el gato sólo come las croquetas del perro durante dos o tres días, ¿no existe un gran riesgo? ¡Oh bien!

El gato es una especie ligada a sus puntos de referencia y puede sufrir cambios bruscos en su alimentación. Primero, desde una perspectiva digestiva: si cambia su dieta de la noche a la mañana, es posible que su microflora digestiva no comprenda ni aprecie lo que está sucediendo. Sobre todo porque los intestinos de nuestros gatos domésticos no son tan fuertes como los de sus homólogos salvajes: años de comida seca desinfectada ciertamente mejoran su capacidad digestiva.

Si te desvías de la dieta básica, puedes experimentar problemas como gases, hinchazón, indigestión o incluso diarrea. Esto es aún más cierto si el cambio de alimento es repentino, y más aún si, por simples razones prácticas, cambias la ingesta de alimento de tu gato ofreciéndole una especialidad para perros.

¿Pero qué haces cuando te quedas sin croquetas?

A estas alturas del artículo probablemente hayas comprendido que no se puede dar comida para perros a un gato, ni siquiera durante unos días. Todavía tenemos que solucionar el problema de tu tarde de domingo: para las próximas comidas, puedes preparar una ración casera con ingredientes a los que tu gato está acostumbrado (pollo hervido, arroz blanco bien cocido, calabacines o judías verdes suelen estar bien). tolerado).

Sin embargo, señalamos que esta solución es sólo temporal, porque una ración familiar desequilibrada (aunque sea bien tolerada) puede provocar deficiencias a largo plazo. ¡Así que no olvides comprarle rápidamente su comida favorita!

La salud de tu gato es muy valiosa, pero te puede costar muy cara

Vacunación, control, accidente o enfermedad: las estadísticas muestran que los franceses gastan entre 150 y 200 euros al año en los gastos veterinarios de su gato. Esto es sólo un promedio, ya que la calificación puede aumentar rápidamente si hay un problema grave. No es raro que una operación cueste más de 1.000 euros, por ejemplo. Afortunadamente, existen pólizas de seguro que pueden reembolsar estos costos de atención médica.

¡Gato por ejemplo! ©2019-2023 – Todos los derechos reservados.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




¿Se le puede dar comida a un perro gato? – FAQs

Preguntas frecuentes sobre si se le puede dar comida a un perro gato

1. ¿Es seguro darle comida de gato a un perro?

La respuesta corta es no. Aunque los perros y los gatos comparten muchas similitudes en su anatomía y sistemas digestivos, sus necesidades nutricionales son diferentes. Los alimentos para gatos están formulados para satisfacer las necesidades específicas de estos animales, mientras que los alimentos para perros están diseñados para cubrir las necesidades de los perros. El consumo regular de comida de gato por parte de un perro puede llevar a problemas de salud, como deficiencias nutricionales.

2. ¿Qué deben comer los perros?

Los perros deben consumir una dieta equilibrada que incluya proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales. La carne magra, como el pollo o la ternera, es una excelente fuente de proteínas para los perros. También pueden beneficiarse de una pequeña cantidad de verduras y frutas. Sin embargo, es importante recordar que las necesidades dietéticas pueden variar según la edad, tamaño y actividad de cada perro. Por ello, siempre es recomendable consultar a un veterinario antes de realizar cambios significativos en la alimentación de tu mascota.

3. ¿Puede el perro comer alimentos para gato ocasionalmente?

Aunque no se recomienda alimentar a un perro regularmente con comida de gato, una pequeña cantidad ocasionalmente no debería causar problemas graves. Por ejemplo, si un perro accidentalmente consume un poco de comida de gato, probablemente no habrá consecuencias negativas importantes. Sin embargo, es importante evitar que esto se convierta en una práctica común para garantizar la salud y el bienestar del perro.

4. ¿Qué sucede si el perro come comida de gato regularmente?

La ingesta regular de comida de gato por parte de un perro puede llevar a problemas nutricionales, ya que estos alimentos no están formulados para satisfacer sus necesidades específicas. Los alimentos para gatos suelen contener niveles más altos de proteínas y grasas, así como otros nutrientes que pueden ser perjudiciales para los perros. Además, algunos ingredientes utilizados en los alimentos para gatos pueden ser tóxicos para los perros en grandes cantidades. Si sospechas que tu perro ha consumido comida de gato regularmente, es importante acudir a un veterinario para una evaluación y recomendaciones adecuadas.

5. ¿Existe alguna excepción en la cual se pueda dar comida de gato a un perro?

En algunos casos, un veterinario podría recomendar una dieta específica que incluya alimentos formulados para gatos para un perro. Esto generalmente ocurre cuando el perro tiene necesidades dietéticas especiales debido a una condición de salud específica. Sin embargo, esta es una situación excepcional que debe ser abordada bajo la supervisión y guía de un profesional veterinario.

  1. Conclusión:

En resumen, no se recomienda dar comida de gato a un perro, ya que estos animales tienen necesidades nutricionales diferentes. Es importante proporcionar a los perros una dieta equilibrada adecuada a sus necesidades específicas. Si tienes alguna preocupación sobre la alimentación de tu perro, siempre es mejor consultar a un veterinario para recibir recomendaciones y orientación adecuadas.


Deja un comentario