Piscina: 6 precauciones que debes tomar si tienes gato

Si tienes un gato y una piscina en tu hogar, es importante tomar ciertas precauciones para garantizar la seguridad de tu peludo amigo. Aunque muchos gatos evitan el agua, algunos pueden verse tentados a explorar o incluso caer accidentalmente en la piscina. Para evitar cualquier situación peligrosa, te presentamos seis precauciones que debes tomar si tienes un gato y una piscina. Mantén a tu gato a salvo y disfruta de la tranquilidad de tu oasis sin preocupaciones. ¡Sigue leyendo para descubrir cómo proteger a tu pequeño felino acuático!

Si tienes la suerte de tener una piscina Y un gato, es importante tomar algunas precauciones. Sí, al contrario de lo que se podría pensar, nuestros amigos felinos no siempre se mantienen alejados del agua. Al contrario: ¡esto último incluso les fascina, lo que puede provocar accidentes! A continuación se ofrecen algunos consejos para garantizar la seguridad de su gato.

1. Instalar una rampa

Independientemente de si tu gato sabe nadar o no, es importante instalar una rampa en la piscina para garantizarlo. Déjalo salir del agua. en caso de una caída. De hecho, los bordes empinados de la piscina y su pelaje cargado de agua podrían impedirle regresar a tierra. En este caso, el ahogamiento está garantizado…

Como explica la asociación PETA, Pasos o redes También se puede fijar a los bordes de la piscina para que tu gato pueda agarrarse a ellos y utilizarlos para escapar del agua. Absolutamente absolutamente Muéstrale el dispositivo de salida. una vez instalado!

2. No le dejes beber agua de la piscina

Se sabe que los gatos beben en cualquier lugar excepto en sus cuencos. Así que no es imposible que tu gato se hidrate directamente en la piscina. Oro, Tu piscina contiene químicosB. Cloro, que bajo ningún concepto se debe tomar.

Para evitar que tu gato beba agua de la piscina, coloca un recipiente con agua fresca (en un lugar con sombra) o, mejor aún, un Fuente de agua vecindad. De esta manera, puede estar más inclinado a centrarse en esto último que en el grupo.

3. Siempre enjuague bien y seque después de nadar.

Si tu bola de pelo es de esos gatos que adoran el agua y además disfruta nadando, no hay ninguna contraindicación para dejarle disfrutar de la piscina. siempre bajo observación.

Sin embargo, ten cuidado Enjuáguelo con agua limpia y luego séquelo. Utilice una toalla limpia cada vez que salga del agua. ¿La meta? Evite la irritación de la piel causada por productos químicos y humedad. Sin mencionar que su gato podría lamerse para limpiarse mientras ingiere los químicos presentes en su cabello.


Piscina: 6 precauciones que debes tomar si tienes gato
Crédito de la foto: dikti / iStock

Además, al secar Presta atención a sus oídos. para evitar que queden empapados. De hecho, esto podría favorecer el desarrollo de bacterias y provocar infecciones de oído.

4. Decídete por una alarma

Si aún no tienes una, puede ser una buena idea invertir en una alarma para piscina. De este modo, Recibirás una notificación inmediata si tu gato cae al agua.. Por otro lado, asegúrate de elegir una alarma que sea lo suficientemente sensible como para detectar la caída de animales pequeños, como por ejemplo: B. gatos.

Bueno saber : Un dispositivo de seguridad como una cubierta para piscina, una alarma sonora o una barrera protectora es ahora obligatorio en todas las piscinas públicas o privadas de Francia.

5. Nunca dejes juguetes en la piscina

Después de una tarde en la piscina, no necesariamente pensamos en recuperar los juguetes que flotan en el agua. Y todavía, Estos juguetes pueden ser una auténtica tentación para tu gato. Sobre todo si es un gatito, un gran cazador o un chico muy juguetón.

Para que él no sienta ganas de lanzarse a la piscina para atraparla, recuerda crear espacio cuando salgas.

6. Saber reconocer las señales de ahogamiento

Al contrario de lo que podría pensarse, el ahogamiento no siempre se produce cuando el animal está en el agua. Como una cuestión de hecho, también pueden ocurrir despuéscuando el gato salió del agua.

Entonces, incluso 24 horas después de caer al agua, tu gato aún puede ahogarse. ¿Cuestionable? El agua que se había acumulado en sus pulmones. Por lo tanto, tenga mucho cuidado después de que su gato caiga a la piscina. Si escucha un gorgoteo en su pecho, si sus encías se ponen azules o si vomita sangre o bilis espumosa, Cita de urgencia en el veterinario..


Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded





Piscina: 6 precauciones que debes tomar si tienes gato

Piscina: 6 precauciones que debes tomar si tienes gato

Los gatos son animales curiosos y aventureros por naturaleza, lo que puede hacer que tu piscina se convierta en un lugar atractivo para ellos. Si tienes un gato y una piscina en tu hogar, es importante que tomes las precauciones necesarias para garantizar la seguridad de tu mascota. Aquí te presentamos 6 consejos clave para evitar accidentes y garantizar la diversión:

1. Mantén la piscina cubierta cuando no esté en uso

Una de las formas más efectivas de mantener a tu gato alejado de la piscina es asegurándote de que esté siempre cubierta cuando no estés usándola. Esto evitará que tu gato caiga accidentalmente al agua y se exponga a peligros innecesarios. Utiliza una cubierta segura y resistente diseñada específicamente para piscinas.

2. Supervisa a tu gato mientras está alrededor de la piscina

A veces, no importa cuántas precauciones tomes, tu gato puede encontrar una forma de acercarse a la piscina. Es fundamental que nunca dejes a tu gato sin supervisión cuando haya acceso a la zona de la piscina. Mantén un ojo vigilante sobre tu mascota y asegúrate de que esté a salvo en todo momento.

3. Proporciona una ruta de escape

En caso de que tu gato caiga accidentalmente a la piscina, es esencial que pueda salir de manera segura. Asegúrate de que haya una rampa o un objeto flotante cerca de la piscina que permita a tu gato subir nuevamente. Esto ayudará a prevenir incidentes desafortunados y garantizará que tu gato pueda salir del agua por sí mismo.

4. Educa a tu gato sobre los peligros del agua

Enseña a tu gato sobre los peligros de la piscina y evita que se acerque a ella. Educar a tu mascota sobre los riesgos del agua puede ayudar a disuadirlo de explorar y jugar cerca de la piscina. Utiliza técnicas de refuerzo positivo para lograr que tu gato asocie la piscina con algo desfavorable.

5. Mantén productos químicos y limpiadores fuera del alcance de tu gato

Tu gato puede ser atraído por el olor de los productos químicos utilizados en el mantenimiento de la piscina. Asegúrate de almacenar estos productos de manera segura en un lugar inaccesible para tu mascota. Si tu gato ingiere accidentalmente productos químicos, consulta a un veterinario de inmediato.

6. Asegura tu jardín

Si tienes un jardín cercano a la piscina, es importante asegurarlo para evitar que tu gato tenga acceso directo al área de la piscina. Utiliza cercas o barreras que sean lo suficientemente altas y resistentes para evitar que tu gato se escape sin supervisión.

Recuerda, la seguridad de tu gato es tu responsabilidad. Tomar estas precauciones te ayudará a prevenir accidentes y garantizará que tu mascota pueda disfrutar de un entorno seguro y divertido.


Deja un comentario